30 ene. 2008

Campos de trigo


por: Heriberto Cruz


















Y se mecen con el viento,
se inclinan,
cual espigas de trigo doradas por el sol del póstumo invierno:
Son las penas del hombre, que desesperadas, dan su último aliento.
Sereno, levanta la vista. Desde dónde él está, no puede ver el cielo.

No hay comentarios: