22 feb. 2008

Piel de Madera No. 7


por: Heriberto Cruz
















I
Sigo la piel corteza de tu cuerpo,
me vuelvo savia
que recorre tus venas,
tus entrañas.
Florece tu busto
y el ámbar en las vetas
te recuerda cuánto me extraЦas.
Mis tallos en tus ramas se hacen nudo,
tus hojas a mi destino se atan,
nos enredamos,
nos tocamos…
Y cada noche, juntos, florecemos como humanos…

II
Siguiendo el rastro del tiempo sobre la corteza,
recorro las vetas de tu rostro,
¿Cada cuánto se endebla la madera en su dureza?
¿Se permite el devenir del sentimiento ante el cual me postro?
¿Revienta tu corazón en astillas?
Lo sé, a veces, la pulpa cede y cruje el tronco,
y la mujer se desvanece, se deshace como chiquilla.

III
Tallo el corazón
y cimbro a la madera en su dureza,
y pierde la mujer su entereza
y en mis brazos se derrite siguiendo del amor la promesa,
aunque yo no sea de su virginidad el ladrón,
el cincel de sus ideas
ni de su inocencia la certeza.

No hay comentarios: